Lo que debes saber de la Ley 20.393

Desde el 2 de diciembre de 2009 existe una ley que puede cambiar el destino de tu organización. Se trata de la Ley 20.393, la cual establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas por los delitos de lavado de activos, financiamiento del terrorismo, cohecho a funcionario público nacional y extranjero y receptación.

Esta ley señala que la personas jurídicas de derecho privado y empresas del Estado serán responsables por los delitos anteriormente mencionados y que sean cometidos en beneficio de la empresa u organización,  por parte de sus dueños, controladores, responsables, ejecutivos principales, representantes, empleados y quienes realicen actividades de administración o supervisión.

Dentro de las sanciones contenidas en la Ley 20.393 se encuentra la disolución o cancelación de las personas jurídicas, la  prohibición temporal o perpetua de celebrar actos y contratos con organismos del estado, pérdida parcial o total de los beneficios fiscales, prohibición de recepción  de dichos beneficios y multas a beneficio fiscal.

Existe una forma de evitar y atenuar que una organización sea objeto de dichas sanciones. Para ello, la empresa debe cumplir con los deberes de dirección y supervisión mediante la implementación de un modelo de prevención de delitos que contemple los siguientes elementos:

1. Designar un encargado de Prevención de Delitos;

2. Otorgar los medios y facultades suficientes para que el encargado de Prevención de Delitos pueda cumplir con su labor;

3. Contar con un sistema que permita identificar, evaluar, responder, monitorear y reportar los delitos mencionados en la Ley 20.393;

4. Supervisar la implementación del modelo de prevención de delitos, identificando y corrigiendo posibles fallas y su actualización.

Por último, es importante destacar que el Modelo de Prevención de Delitos no solo sirve para exonerar o atenuar la responsabilidad penal de las personas jurídicas, también es idóneo para resguardar la reputación de las empresas, gestionar de manera eficiente los riesgos y complejidad regulatoria y establecer relaciones de calidad con empleados, cliente, proveedores y organismo reguladores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *