Compliance: la tendencia que será obligación para empresas

Transparencia es hoy una palabra muy relevante para cualquier empresa que quiera mantener su reputación en el tiempo. Pero alcanzarla supone un trabajo continuo que debe involucrar, literalmente, a todos los componentes de una organización.

Cómo lograr lo anterior es lo que resume el término Compliance (o cumplimiento), que puede ser definido como la función independiente que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta los riesgos de sanciones, riesgos de pérdidas financieras y riesgos por pérdidas de reputación que se producen por inobservancia de leyes, regulaciones, códigos de conducta y estándares de buenas prácticas.

Es un tema que está muy en boga, pues uno de los daños más persistentes en las instituciones hoy en día es justamente los que tienen que ver con transparencia, vinculadas a la ley 20.393, que se promulgó en Chile, como un requisito país para poder ingresar a la Ocde, y que establece que existen ciertos tipos de delitos que, en caso de ser cometidos por una persona natural y que vayan directamente en beneficio de alguna empresa, la sanción recae no solamente en quien comete la acción, sino, en la persona jurídica detrás. Éstos son: lavado de activos, financiamiento del terrorismo, cohecho a funcionario público nacional y extranjero y receptación.

VS Compliance

VS Compliance es una empresa de penquistas que estuvieron instalados en Santiago, donde trabajaron con empresas como Codelco, BiceVida y SQM. Y ya hace dos años están de vuelta en Concepción con la mirada puesta desde la capital hacia el sur, en un tema voluntario que según sus fundadores, será una obligación cada vez más marcada para todo tipo de empresas, aseguran.

Hablamos de la contador auditor, Carlota Salinas (gerente Compliance) y del ingeniero comercial, Alberto Valenzuela (Director). “Somos la única empresa que realiza implementación de modelos de prevención del delito desde Santiago al sur”.

Es un tema complejo, reconoce Valenzuela, porque si bien existe esta ley de transparencia, que sanciona delitos como el cohecho o lavado de activos, no pasa de ser una buena práctica de las empresas.

“Hoy cuesta mucho más convencer a las empresas regionales, de que asuman esto, que tiene varias aristas, no sólo estos delitos y estas sanciones, sino que involucra auditoría de procesos, de procedimientos y de otras áreas que están preocupadas de esto, códigos de ética, conflictos de interés. Hay que empezar a sanear el día a día de las empresas, porque lo que se hace rutinariamente al interior de organizaciones, no significará que cuente con la venia de la Fiscalía o que impida conflictos de interés o el propio cohecho”.

Por su parte, Carlota Salinas recordó que si bien es voluntario que las empresas tengan implementado un modelo de prevención del delito, existen precedentes importantes.

“Hace dos años la superintendencia obligó a las corredoras de bolsa a implementar su modelo y certificarlo, lo que quiere decir que esta ley será una obligación para todos en un futuro”.

Añadió que la empresa partió como una certificadora de modelos, pero en la zona nos dimos cuenta que las empresas no cuentan con modelos a certificar, por lo tanto, nuestra asesoría está por diseñar el modelo.

“Diseñamos el modelo, guiamos su implementación, de manera que después se puedan certificar. La idea es que más allá del modelo compliance, exista una forma de hacer las cosas, tener procedimientos, de manera que de los directores para abajo, estén todos trabajando tranquilos, porque ya existen los canales de denuncia, todos saben que existe un procedimientos de pago, de adquisiciones, que pueden ser revisados”.

Con información de: Diario Concepción. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *